lunes, 10 de noviembre de 2014

Desbarranqué

Literalmente. Hace unos días, subiendo una cuesta en el auto, con todos los hijos que tengo dentro, hice una mala maniobra y estuvimos al filo de caernos por un  barranco. No pasó. Salimos ilesos del susto, al menos físicamente. Sólo el auto sufrió algunos daños, nada grave.
"Déjese desbarrancar", me dijo el psiquiatra días después cuando le conté. Ah sí, porque estoy yendo al psiquiatra. Depresión post parto, episodios de angustia y ansiedad con somatizaciones. Ah sí, porque parí hace cinco meses y ahora soy madre de tres. Un montón. Literalmente.
"Déjese desbarrancar", me repitió mi psiquiatra ante mi cara de incredulidad y mi cero respuesta. Y a eso le siguió una larga explicación sobre cómo era necesario salirse de ese lugar tan autoexigente en el que las madres nos ponemos solitas tratando de mantener el mundo perfecto para nuestra familia mientras el nuestro propio se está yendo a la mierda (no, mi psiquiatra no dijo mierda, pero yo lo entendí perfecto). Y bla bla bla: todo eso que está archi leído, recomendado, posteado, aconsejado, todo eso que te dicen hasta en las propagandas de desodorantes de  ambiente sobre que una madre también es persona y NO PODÉS CON TODO, RELAJÁ, todo eso me dijo el psiquiatra*. Y claro que yo ya lo sabía, pero, como nos enseñó The Nanny, cuando uno paga elevados honorarios para que te lo digan, uno entiende mejor.
Así que acá estoy, madre de una familia numerosa, medio esposa, medio amiga, medio profesora de literatura, medio bloger, medio persona, medio cosa. Todo a la mitad, pero qué se le va a hacer, las medias tintas no son tan malas como una cree, permiten vivir el día a día, ver más de cerca lo que uno tiene cerca, lo bueno, lo no tanto, lo que definitivamente no queremos más en nuestras vidas.
Así que acá estoy, viviendo las cosas como son, disfrutando de lo disfrutable, revolcándome en el infierno del caos doméstico, amando a toda esta gente que vive en esta casa, dejándome amar, compartiendo la vida con otras que también se dejaron desbarrancar** y me hacen los días más fáciles, córtandome el pelo yo solita con resultados rolingas***, tratando de bajar los infinitos kilos que tengo encima, tratando de volver a dar clases, tratando de volver a escribir, tratando.
Tratando de escalar este barranco por el que me dejé ir. No está tan mal después de todo.

*Imagínense a Adolfo Bioy Casares hablando con la voz de Julio Cortázar, ese es mi psiquiatra (¡uy!¡alguién que yo sé se enamoró de su terapeuta!).
**guiño, guiño
***¿Y qué querés? El clonazepan tiene efectos colaterales.

13 comentarios:

  1. Es una gloria que hayas vuelto a escribir, Mariela! A mi me encanta desbarrancar con vos... Y también tu flequillo :)

    ResponderEliminar
  2. Los pibes se crian bien con medias madres, mas si esa mitad es super power como vos...adore tu flequillo ,tu pelo fotbolero es lo mas! ....<3.

    ResponderEliminar
  3. Lindo leerte, mientras espero y espero en la sala de espera del médico. Me hiciste reir. Fuerza y a disfrutar de lo que se tiene que la perfección no existe! ♥

    ResponderEliminar
  4. Ay qué susto! Pero dale, seguí entendiendo a tu psiquiatra y descargate acá, que ayuda!!! Besos!

    ResponderEliminar
  5. Tal vez habría que ajustar la dosis, o esconder las tijeras.... Que mas da! El pelo crece, los hijos crecen, la amistad crece. Aunque uno este a medias a veces, lo que importa es "estar"

    ResponderEliminar
  6. Qué bueno que volviste, siempre me gusta leerte!!!

    ResponderEliminar
  7. Pero sí, a desbarrancar de tanto en tanto se ha dicho...si no, después no habría cuesta arriba que nos desafiara y nuevas felicidades por lograrlo. Todo a su tiempo!

    ResponderEliminar
  8. Te extrañabamos Fer! Bienvenida nuevamente, porque quien no se ha encontrado en algun momento transitando el mundo del desbarranco?

    ResponderEliminar
  9. Fer no sabía que había aumentado tu tribu...entiendo como te sientes...pero suscribo lo que dice tu psiquiatra...no intentes llegar a todo...no intentes ser perfecta...y sobre todo, en ese caos, encuentra un ratito para quererte, para cuidarte, para mimarte...y para recobrar la cordura y poder afrontar el día siguiente...tu puedes hacerlo...y estoy segura de que lo harás...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Desbarranquemos nomás!!! Te quiero linda!!! Con flequillo corto o largo... lo bueno es tenerte como amiga!!!

    ResponderEliminar
  11. bienvenida!. desbarrancando y remontando las cuestas, va la vida

    ResponderEliminar
  12. No hay nada que una vincha no arregle! que lindo desbarrancar juntas :)

    ResponderEliminar
  13. aguanten las medias tintas, go with the flow!

    ResponderEliminar