miércoles, 30 de noviembre de 2011

Sujeto del aprendizaje

Si a mi hija le digo "chancho limpio", ¿nunca va a engordar?


Cuac.


Si no entendiste es chiste, andá y mirame la nena. Pero te aviso que sigue siendo malo.


Besos y buen miércoles.

(¡Qué post pedorro! Prometo algo mejor para mañana.)

martes, 29 de noviembre de 2011

Importación de belleza

En Luján de Cuyo, mi pueblo,  han nacido y vivido muchos grandeshombres que contribuyeron a las artes y el deporte nacional. Leonardo Favio, Cristian Lucchetti, Cacho Garay, son sólo algunos nombres que han vivido bajo el sol lujanino.
Pero acá no solo exportamos talentos. También importamos. Ya en el siglo XIX, el pintor Fernando Fader, eligió a una niña lujanina para enamorarse y pasar sus veranos en esta casita:



Después, durante muchos años, David Lebón vivió por acá y hace un tiempo Gustavo Santaolla tiene un estudio cerca. 
Y ahora estamos importando las bellezas de Marina. Si señores,  de la mano de Simona, los lujaninos podemos gozar de la cosas lindas que ella hace y que todos conocemos de su blog o de su tienda virtual.
Hace un tiempo Marina me contó que sus cosas se vendían en Chacras de Coria, un distrito de mi pueblo que me queda un poco lejos, por eso recién este sábado pude ir. Vi en vivo y en directo sus creaciones y sí, son tan lindas como en las fotos. No pude comprar mucho por dos cosas, en el lugar ya quedaban pocas cosas y en mi cuenta ya quedaba poca plata. Pero si me traje unas boleadoras tejidas divinas. Les muestro fotos (sepan disculpar la calidad de las mismas, soy malísima fotógrafa):


Una bolsita muy monona.


Las boleadoras apareciendo.


 Buscando un lugar para quedarse.


Las boleadoras en peligro.

Comprobando calidad y resistencia.


Felices estamos con nuestras bolas, se las recomiendo.
Besos a todas y feliz martes.

Ya saben, no se olviden del sorteo.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Sentidos

Una de las características del movimiento literario conocido como realismo mágico es la presencia de lo sensorial como parte de la percepción de la realidad. Los sentidos están presente en las obras de todos los autores y sus personajes entienden el mundo a través de ellos. Y eso, para mí, es mágico y maravilloso. 
Muchas de ustedes ya hicieron el meme que propuso mami deluxe en su blog como método para que las que participamos del intercambio nos conozcamos más  a través de lo que nuestros sentidos eligen percibir. Y a mí me encantó. Jannet, mi compañera, me propuso que lo hiciésemos vía mail y cada una respondió el suyo. Pero ahora Cecilia me pasa la posta y no me puedo negar (mentira, qué me voy a negar si me moría de ganas de que alguien me pidiera que lo haga).
Ahí van mis respuestas:

El olfato
  1. El aliento de mis bebés
  2. Los jazmines
  3. Las fresias
  4. El chocolate
  5. El aroma de la tierra mojada
La vista
  1. Mis hijos
  2. Mi marido
  3. El sol a través de las ojas de los árboles
  4. Ver películas con mi marido
  5. Letras y palabras
El oído
  1. Las voces de mis hijos
  2. La música que comparto con mi marido
  3. El timbre del colegio que marca el final de la clase
  4. La lluvia
  5. El correr del agua de un río o un arroyo
El tacto
  1. Mi marido
  2. Las panzas de mis hijos
  3. Meter la mano en una bolsa llena de semillas
  4. La arena de la playa en los pies
  5. El agua en todo el cuerpo
El gusto
  1. El chocolate
  2. Las muses de cualquier sabor
  3. El queso en todas sus variedades
  4. La cereza
  5. La sandía
Básicamente: hijos, marido y comida. Le paso la posta a Ann y a Mara.
Besos y buen feriado para todas.


No se olviden del sorteo.

viernes, 25 de noviembre de 2011

Primero bajo, luego sorteo

Fui a la doc, Natacha se llama, bajé 400 gramos. Ahora peso 96,100. He bajado 3, 700 kilos en total. Bien. Me dijo que me cuidara con la sal porque parece que estoy reteniendo  líquido, me tocó las piernas y se dio cuénta, mágico. Vamos bien.
Para festejar, voy a hacer lo que quería hacer este viernes y no hice y mejor porque antes le tenía que mostrar esto si no no tendría mucho sentido.
Bueno, lo que quería hacer y lo vamos a hacer ahora es un sorteo. Si ¡Me quiero bajar! está de sorteo porque quiero festejar los 3,700 kilos y haber llegado al fantástico mundo blogger.
La que sea favorecida por el azar, recibirá en su casa un espejo como este:
No este mismo porque está colgado en la pared de la cocina de mi abuela (¿la ven atrás?, está con Cata, no se ve bien porque la tapo con mis supercachetes). Mide 50x50 cm y la ganadora puede elegir color (no hay mucha variedad, no se crean).
Para participar, deben dejar un comentario en esta entrada y dejar  su mail. Nada más. Pueden participar lectoras del mundo entero y hay tiempo hasta el viernes 2 de diciembre y el lunes 4 de diciembre conoceremos a la afortunada.

Ya está, ¿estuvo bien?, ¿así se hace?



Besos y buen fin de semana

jueves, 24 de noviembre de 2011

Intercambio

Hace un mes, no tenía idea de lo que era un swap, ni sabía que esa palabra existía. Pero, gracias al mundo blogger, aprendí de qué va esto del intercambio postal. Y a la primera oportunidad me inscribí.
En octubre Itziar organizó un intercambio con la consigna "perdidos en un buen libro" y no me pude resistir. Me incribí y a principios de noviembre supe que Dina era mi pareja de intercambio.
Dina es de Pontevedra, España, y tiene un blog súper interesante y divertido, su último post es genial. Pasen por allí y vean.
Apenas supe que ella era mi pareja, empezaron los mails de ida y vuelta contándonos un poco sobre nosotras, nuestros gustos, nuestras familias y ocupaciones. Nos dimos datos para que cada una pudiese armar su envío. La semana pasada mandé mi paquetito a Pontevedra y, redoble de tambores, esta mañana llegó el mío. ¿Podés creer que mi marido lo recibió temparano y no me dijo porque se colgó en algo vano y superfluo? Yo no sé ese hombre... cómo se atreve. La cosa fue que yo llegué de la escuela tipo 11 y recién a las 12 (¡una hora entera!) me enteré que estaba el paquete porque lo encontré en el sillón. Emoción total, cagada a pedos a mi marido, salida corriendo a comprar pilas, y...


¡Mi paquete! Jamás había recibido un paquete tan grande. ¡Y era pesado! Como desaforada, rompí el papel en mil pedazos y adentro había...






Un libro, Maldito karma de David Safier; un cuaderno divino; un lápiz y una lapicera con motivos de El principito; un imán para la heladera que imita una rosca navideña y tres ejemplares del suplemento cultural del diario El país. MORÍ y estoy en el paraíso de los bloggers.
Amo cada una de las cosas que recibí, me encantó todo. Andaba buscando lectura y ya tengo, los artículos de los suplementos (que son como la Ñ de acá) son fantásticos, el cuadernito es un primor y lo voy a usar al año que viene como agenda de clases, la lapicera y el lápiz no los quiero usar para que no se gasten, el imán inaugura la época navideña en casa. ¿Qué podés pedir? Nada.
Gracias Dina por las cosas tan bonitas, por el tiempo que te tomó conocerme un poquito y elegirlas, gracias por la onda que le pusiste a este swap. Gracias Itziar por darnos la posibilidad de conocernos y de participar.
¡Gracia Dio!


Besos a todas y espero poder trasmitirles un poco de la contentura que tengo.
Y mañana tengo control de peso.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Vísperas

Este post está inspirado en las cosas lindas y ricas que hacen ustedes para sus celebraciones. Me encantó la cocina del cumple de Seelvana, me emocioné con los preparativos del cumple del marido de Danila, estuve ansiosa por ver cómo salía el proyecto de Bubu, me encantó esta mesa que espera para festejar el cumple de Gabyla torta de Mechi, ….
Soy feliz celebrando y preparando la celebración, más. Me encantan las vísperas: invitar a la gente que  quiero a mi casa, pensar el menú, comprar los ingredientes, cocinar, elegir en qué voy a presentar los platos, buscar los manteles, las servilletas, la vajilla. Elegir la música, el vino, las flores. Pensar en qué me voy a poner, cómo se van a vestir mis hijos. Aceptar ayuda, compartir los preparativos con los niños y mi marido.
Hace un tiempo, cuando las palabras de este mundo salían de mí como canciones, escribí esto:
                                           Vísperas
                                             que mi casa se llene
                                             de flores
                                             y olor de pan
                                             que las ventanas
                                             reluzcan
                                             e inviten
                                             que los niños jueguen
                                              y recorten papelitos
                                              y broten guirnaldas
                                              que mi pelo
                                              y mis zapatos
                                              brillen con el sol

                                             y esperar
                                             que mañana
                                             haga tanta fiesta
                                             como hoy

Esto es lo que me pasa en las vísperas. La próxima fiesta es el cumpleaños de mi niño. Y ya lo estoy saboreando.
Besos y buen miércoles.

martes, 22 de noviembre de 2011

Mi nena

Ya les he contado que tengo una niña de un año y tres meses. Y también les he contado que es una belleza. Esta niña bella me está ayudando mucho en esta empresa de bajar de peso y de cuidar mi salud.
Cuando nació Catalina, lleva el nombre que eligió su hermano, entendí que ahora soy madre de una niña, de una mujer, como yo. No sé si a todas les pasará, pero sentí que me tenía que hacer cargo de una grandísima responsabilidad. Una hija será, seguramente, un reflejo de su madre. O por lo menos es lo que me pasa a mí con mi mamá, con todo lo bueno y lo malo que esto tiene. Sé que debo educarla con la capacidad de elegir, construir y aceptar su propia personalidad, pero también sé que eso que ella sea va a depender en gran medida del entorno en donde crezca.
Físicamente, no nos parecemos en nada, ella es como su papá con los ojos de su abuelo. Pero sí  estoy encontrando rasgos de su carácter que me recuerdan a mí: es gritona, quejosa y no le tiene miedo a nada, le cuesta hacer caso y rompe cosas permanentemente, es desafiante con la autoridad y cree que con una sonrisa puede arreglar todo.
No quiero atormentarla como me hicieron a mí con frases como “no comás”, estás muy gorda”, “¿estás haciendo una dieta de engorde?”, “pochita morfona”. Quiero que se relacione sanamente con la comida, que coma de todo y  lo que le gusta, que coma lo que necesita para estar bien, que no le tenga miedo a la comida, ni a mí en relación con la comida. No quiero que se esconda para comer o que mienta sobre lo que comió. No quiero que la comida sea un tema preocupante en su cotidianeidad.
Y quiero que esto lo aprenda naturalmente, por imitación, porque tiene una mamá sana, que come bien y que se cuida. Porque vive en una casa donde se come para vivir y no se vive para comer (ya sé que es una frase hecha, pero ilustra muy bien la relación que hasta ahora he tenido con la comida). Porque en su casa se come sanamente, de todo, en cantidades adecuadas. Porque en su casa es más importante leer, jugar, conversar, pensar, dormir, bailar, aprender, amar, que comer.
Mi nena, mis dos hijos, me están  ayudando a ser mejor. Y se los agradezco todos los días.
Ella es Catalina
La foto es de mi amigaamor M.
Jamás me pensé capaz de tanta belleza.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Cansancio sin hambre

Es un tema muy poco original para esta época del año. Estoy cansada, reventada. Y un fin de semana no me alcanza para reponerme. Hoy me leventé como si fuera viernes, de hecho no sabía qué día era, durante algunos segundos no supe si debía levantarme para ir a trabajar, para mandar a mi hijo a la escuela, si era sábado y me podía quedar en la cama... no supe hasta que sonó el despertardor. Y era lunes no más.
Sólo pienso que este fin de semana es largo y que el lunes que viene, a esta hora, voy a estar durmiendo. 
Y también pienso que después de este, sólo quedan tres lunes y se termina el ciclo lectivo. Maravilloso.
Y hay otra cosa buena, hace algunos días que estoy casi sin hambre. No sé si es una consecuencia del cansancio, un cambio hormonal, una señal apocalíptica o qué, pero ando sin hambre. A la noche, me estoy yendo a dormir sin cenar y por la mañana me tomo el desayuno habitual, no me como un caballo que sería lo esperable en mí. No sé... no voy a hacer mucha alaraca, a ver si me doy cuenta y empiezo a comer desaforadamente otra vez.
Las, dejo, me voy a "dar clases". ¡Buen lunes para todas!

viernes, 18 de noviembre de 2011

Numerología

Fui a la doctora (¿ya he dicho que el tratamienton lo estoy haciendo con una médica clínica, no con una nutricionista?), me pesó. Resultado, 96,500. Sí, finalmente llegaron los tan esperados 96 (que me costaron un montón) y llevo bajados 3,300.
También llevo como 60 entradas, tengo 58 amigas, me han visitado como 4000 veces, he leído unos 600 comentarios, gané 1 sorteo, estoy participando en 2 intercambios.
Pero no conozco el número que mide mi felicidad por haber conseguido todo esto. Tampoco importa.

¡Gracias y buen viernes!

jueves, 17 de noviembre de 2011

¡Ma sí, yo se los muestro!

Mostrar esto me da casi tanta cosa como mostrar esto, pero como estoy en una semana muy para afuera, lo voy a hacer. Yo veo las cosas hermosas que hace la gente con las manos y no puedo más que suspirar y desear que de mis manos salgan cosas así de bellas. Me gustan las manualidades, las artesanías, las obras de arte, me gusta verlas, tocarlas y tenerlas. Pero más me gusta hacerlas. Necesito hacerlas.
Una vez, charlando de esto con la psicóloga, de mi necesidad de hacer cosas con las manos, llegué a la conclusión que, como mi trabajo es tan abstracto y el resultado es tan lejano en el tiempo (no olvidemos que estoy formando a los jóvenes que son el futuro de la nación), necesito canalizar mi ansiedad en hacer algo más concreto: una bufanda, por ejemplo.
He incursionado en muchas técnicas: tejer a dos agujas, crochet, bordado en punto cruz, cosí bolsos y carteras (con malos resultados), bordado con canutillos, moztacillas y lentejuelas, adornos para navidad, accesorios para el pelo, reciclado de vieja bijouterie, intenté con origami, con telar y con porcelana en frío. Algunas cosas salieron bien, otras, no. 
Sin embargo, hay una técnica con la que me siento muy cómoda: el mosaiquismo. Es bello, el nivel principiante me sale fácil y es duradero en el tiempo. Además es pesado. No sé qué tiene que ver, pero que sea pesado, que las cosas que hago sean pesadas, me hacen sentir bien (un psicólogo a la derecha por favor).

Bueno, basta de cháchara, acá van algunas cosas que he hecho, tengan en cuenta que soy MUY principiante y autodidacta, por no decir caradura:
  •  Lo primero que hice, cajas y cajitas



  • Macetas:

  • Espejos:
  •  Frisos
Ese viene con madre porque se lo regalé para su cumple de 50 y no tenía otra foto.
  • Cosas:

Sepan disculpar la calidad de las fotos, soy bastante mala en eso. También tendría que aprender a editarlas, así se ven más lindas y  puedo hacer eso de poner varia imágenes juntas.
Listo, ya me vieron. Ahora lo único que queda es esperar la balanza de mañana.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Miércoles light

Les propongo otra receta BC para este miércoles con sol y lluvia (así está acá). Es muy rica y light y vegetariana para los vegetarianos que sí comen huevo.


Ingredientes:
  • 2 kilos de zapallitos italianos
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 diente de ajo, si os place
  • 1 sobrecito de caldo de verdura light
  • 1 huevo por persona
  • Sal, pimienta, orégano
Preparación:
  1. Lavar y cortar los zapallitos en cuadrados no muy chicos.
  2. Poner en una olla el aceite a calentar (ya sabemos lo que dicen los puristas de los créditos de esto) y poner el ajo machacado, ojo que no se queme.
  3. Inmediatamente poner los zapallitos y revolver.
  4. Cocinar un ratito hasta que se ablanden No hace falta agregar ningún líquido porque los zapallitos tienen micha agua y la larga ahí no más.
  5. Condimentar con la sal, la pimienta y el sobrecito de caldo. Cocinar un ratito más.
  6. Cuando ves que le falta poquito para que estén cocidos, cascar un huevo por comensal. No es un revuelto, los huevos deben cocinarse tipo poché.
  7. Una vez cocidos los huevos, retirar del fuego y espolvorear con orégano.
  8. Rezar para que los niños se lo coman.
El último punto es opcional. Yo le recé al dios del amor, pero F comió sólo el huevo y ensalada.

Acompañé esta comida con una enasalada de tomate y cebolla, queda buenísima. F le sacó la cebolla y solo comió el tomate, está muy malcriado ese niño.

Miren, ellas me acompañan desde la ventana mientras cocino...


¡Besos a todos y buen miércoles!

martes, 15 de noviembre de 2011

Cronograma de "clases"

Quiero mostrarles las películas que elegí para las "clases" que voy a dar desde mañana hasta el 14 de diciembre. Las he separado por año de clase y como no puedo dejar de ser maestra, la mayoría tiene una intencionalidad didáctica.

  • Para 9no. año
Estos pibes tienen entre 14 y 16 años, están pasando por la edad del pavo TODOS, algunos con más intensidad que otros. A estos les tengo que dar cosas divertidas y fáciles y rápidas de entender, si no me desarman el curso y me dejan atada al mástil de la bandera en medio del patio.


LA IDIOCRACIA: está buenísima, es divertida y deja un mensaje "ponete a pensar, idiota".



LAYENDAS URBANAS: esta está bastante mala y no deja ningún mensaje, pero viste que a los pibes les encantan las pelis de terror y como este mes hemos trabajado haciendo adaptaciones de leyendas urbanas que ellos conocían, me pareció muy apropiado.



  • Para 1er. año de Polimodal
Estos tienen entre 15 y 17 y alguno que ya fue a votar. Son más tranquilos pero también tenés que darles cosas divertidas que los mantengan concentrados, acá el mensaje es secundario.


SCOTT PILGRIM VS THE WORLD: La amo. Es una de mis películas preferidas de este año. Maneja el lenguaje de las historietas que es un tema ue vimos con los chicos. Historia de amor sin mensaje. Véanla.



WAITING: Mi intención con esta película es que piensen que en algún momento van a tener que decidir qué hacer de sus vidas. Que la decisión la tienen ellos y nada más que ellos. Además sale Ryan Reynolds y las chicas me lo van a agradecer.



  • Para 2do. año de Polimodal
Estos tienen entre 16 y 18 (hay una piba que en diciembre cumple 20). Son divinos, un poco aplastados A estos los voy a castigar con películas con mensaje y educativas.


JUNO: Película divina, ellos tienen la misma edad que los protagonistas, también van a la escuela y también tienen que hacerse cargo de TODO lo que decidan. Además, amamos a Michel Cera.



FIERRO, LA PELÍCULA: Pobres. Este año leímos el Martín Fierro en clases, hicimos trabajos de análisis e interpretación, los relacionamos con textos de Borges, escribimos estrofas al estilo gauchesco. Los tengo podridos. Pero cómo no la vamos a ver, tan linda que es esta peli.



  • Para 3er. año del polimodal
El último año de la secundaria, tienen entre 17 y 21 (hay varios que ya son grandes). Estos te ven cualquier cosa que les mostrés y se concentran y después se prenden en el debate. Es un placer darles clases a estos pibes. Por eso los premio con tres películas.


SATRANGER THAN FICTION: Esta película es como una clase de introducción a la literatura. Siempre se las paso durante el año, pero este año no pude por cuestiones técnicas. Pero se la voy a dar no más. Además la escena de las harinas es una de la escenas más bonitas del mundo, con mi marido lloramos cada vez que la vemos.



DIE WELLE: Es muy fuerte la película, porque es muy verosímil. Después de verla siempre se arma un debate sobre sectarismo y violencia y discriminación que a los chicos les encanta. Y como este año vimos el texto argumentativo y el debate, pondremos en práctica lo que aprendimos.



AN EDUCATION: Señores que ponen los títulos en castellano, son malísimos, ¿era necesario ponerle ese título tan ñoño? Como sea. Esta película está buenísima y viene justo para estos chicos, para pensar qué quieren hacer de sus vidas. Además, amamos a Carey Mulligan.



Este es el cronograma. Espero que los chicos se entusiasmen con las películas que elegí. 
¿Les gustaron? ¿Cuál otra me recomiendan? ¿Qué película han visto y han dicho "si fuera profesora de lengua, se las pasaría a mis alumnos"?
Besos y buen martes.

lunes, 14 de noviembre de 2011

Post or not post

That is the question. Hace mucho que quería hacer este post. Pero no me animaba porque siento que me estoy mostrando demasiado. Si bien ya he posteado con fotos mías, en esas ocasiones me gusta como salgo en las fotos. En estas no.
Pero ayer, domingo a la tarde, después de estar tres horas en el hospital acompañando a una amiga que tiene la madre internada, después del cumpleaños de mi madre, en el que comí un montón, después de la decepción del viernes, me dije a mí misma que algo debía hacer antes de sucumbir al bajón post comilona. Entonces lo decidí, decidí hacer este post con fotos mías mostrando mi ropa. 
¿Se acuerdan de esto? ¿ y de esto? Bueno, entre las cosas que me trajo Sonia y lo que me regalaron para el día de la madre y para mi cumpleaños, he armado algunos conjuntos que zafan un poco, y es lo que he estado usando para ir a trabajar y para la vida en general. Varias de ustedes me preguntaron cómo me había ido con la ropa y aquí va la respuesta:
Este es el pantalón negro que me trajo Sonia, la camisa es de mi mamá y la remera negra es de Portsaid de esta temporada.



El pantalón es de Portsaid, lo que tengo arriba es un pulovercito que tiene una puntilla (no se ve bien) que me trajo Sonia. Acá, aunque no parezca, tengo puesta una camiseta reductora.

El pantalón me lo trajo Sonia, la remerita es la misma de más arriba y la camisa la compré por catálogo en Martina Di Trento, eso fue una arriesgada de shopaholic, pero al final me entró.

Este es el mismo pantalón de arriba, la camisa me la regaló mi suegra y la cartera me la regaló mi cuñada D.

Pantalón y camisa by Sonia. Verán que la camisa no me prende a la altura de las caderas, pero ya lo lograremos.

Ambas prendas me las trajo Sonia, el pañuelo me lo gané cuando vendía perfumes de Jafra, hace mil años.

Pantalón de Sonia, camisa de Portsaid y blazer de mi mamá.Cuando fui vestida así a la escuela, las alumnas me dijeron que parecía un chabón.

El mismo pantalón, la camisa me la regaló mi marido. Zapatos de lonté. Mentira.


Pantalón y remera de Portsaid.

Al principio no sabía para qué estaba haciendo este post, pero después mi marido, que hizo las veces de fotógrafo, me dijo "buenísimo, así en tres meses, te volvés a sacar fotos con la misma  ropa y ves cómo te queda". "Ummm", dije yo, "qué miedo". Y sí, lo primero que pensé fue que en tres meses puedo estar igual o peor. Pero no, en tres meses, voy a pesar varios kilos menos y esta ropa me va a quedar mejor y se los voy a mostrar. 
Besos y buena semana para todas.

viernes, 11 de noviembre de 2011

Lento bajaba el río...

Dice la poesía de Alfredo Bufano. Y la uso para mí. Fui al control y peso 97,000. 500 gramos menos. Está bueno, no me quejo (bah, sí, sí me quejo), pero no llegué a los 96 que era mi plan. Viene lenta la cosa.
La doctora me dio un sermón (otra vez) sobre los riesgos de la obesidad y me mandó al flebólogo porque me están doliendo las piernas y se empiezan a notar unas venitas en los muslos. Me mandó a caminar TODOS LOS DÍAS y me quiere ver todas las semanas, no cada quince días. Se dio cuenta que soy hija del rigor.
Puta, tenía pensado escribir otra cosa, algo para celebrar los 96. La semana que viene será.
Gracias a todos por la buena onda y que tengan un bonito fin de semana.

jueves, 10 de noviembre de 2011

Lo mejor que tiene la escuela son los alumnos

Tengo que decirlo, nobleza obliga. A pesar de que se portan mal y no quieren trabajar y estudian poco y hablan y escriben en otro idioma y no tienen ni idea de para qué están en la escuela, lo mejor, son los alumnos.
Esta semana tomé los exámenes orales de las lecturas complementarias que les doy para este trimestre. Escuché a casi 150 alumnos (muchos no rindieron porque no habían leído) contarme la historia que eligieron y dar sus opiniones con respecto a la obra.
Entre las obras que leen los más grandes están Ensayo sobre la ceguera de José Saramago y 1984 de George Orwell.
Seth Flores*, pasá a rendir. ¿Qué leíste? 1984. Buenísimo. Contame, ¿qué te pareció? Buenísima. Está buenísima. Me gustó porque te abre los ojos para ver cómo son las cosas, cómo te manejan el pensamiento y ahora que sé puedo hacer algo para que no me manejen mi pensamiento. Además, yo que trabajo de vendedor ambulante, me doy cuenta que la gente piensa toda igual y piensa cosas que no son. Todas cosas que escuchan en la tele. De verdad, me doy cuenta. Y ahora, que sé como son las cosas, a mí no me van a venir a joder. Yo pienso solo. Dígame otro libro que te abra la mente.
Andrés Bustos, pasá a rendir. ¿Qué leíste? Ensayo… Buenísimo, contame, ¿qué te pareció? Mansa historia, profe.  Es una metáfora de la ignorancia**. ¿Vio que cuando están todos ciegos los que mandan son los más brutos? En el mundo pasa lo mismo, si todos son ignorantes los que mandan también son ignorantes. Me re gustó. La parte de la violación estuvo mansa.
Mi reino por una grabadora hubiese dado en esos momentos. Porque lo que alcanzo a reconstruir  es una pequeña parte  de todo lo que dijeron estos chicos. Estas son las cosas que me dicen que no importa todo lo otro que pasa en la escuela porque Seth y Andrés entendieron todo lo que hay que entender. Y yo soy una profe feliz, por un rato por lo menos.
*Un post aparte merecen los  nombres de mis alumnos.
**Ahí me caí de culo.

Párrafo aparte. Mañana tengo control, y, aunque estoy ansiosa, ni las uñas me he comido para que todo salga bien. Besos y buen jueves.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

La oreja tapada con grasa

Imagen horrible si las hay. Pero ilustra muy bien mi sordera. Aunque, si analizamos más en profundidad, no estoy sorda (¿gorda  dijo?) sólo soy una obsesiva (¿obesiva?).
 La cosa fue así, en lejanas épocas, cuando aún iba a la facultad, después de una larga tarde de estudio junto a mi compañero y amigoamor F, le hice un comentario, que no recuerdo, muy desubicado. F, ofendido con justa razón, me contestó:
-¡Bah,  qué imbécil!
Entonces me transformé y en un frenesí de furia y llanto le grité:
-¿Por qué me decís vaca?
F. no entendía nada, claro, él nunca dijo “vaca”. Yo escuché “vaca imbécil” y me enojé muchísimo por lo de “vaca”. Obviamente, el “imbécil” ni me inmutó.

Besos y buen miércoles para todos.

martes, 8 de noviembre de 2011

Mi cuñada D

Este post está especialmente dedicado a D, mi cuñada, la esposa del hermano de mi marido.
Mi cuñada D es divina. Te lo juro por el dios del amor, es divina. Y ahora está pasando por las tan comunes  ganas-de-irse-a-la-mierda-postparto, entonces necesita de todo el amor que podamos ofrecerle.
D es psicóloga, pero no de esas psicólogas que están psicoanalizando todo el tiempo y que viven diciéndote qué tenés que hacer o invitándote a la autoreflexión eterna. No, ella es re copada, interviene sólo  cuando le pedís ayuda profesional y te la da con todo el amor y la responsabilidad del mundo. En  todos los casos que me incumben, sus intervenciones han sido muy atinadas siempre.
Es la madrina de mi hijo mayor, madrina que él mismo eligió cuando tenía como siete años. El madrinaje se oficializó este año cuando, finalmente, agarré a mis dos hijos y los hice bautizar. F la adora y creo que es porque ella es muy cariñosa y atenta y siempre  está acompañándolo en todos sus “momentos”.
Otra cosa que me encanta, es que tiene un ojo para la belleza único. TODO lo que ella elige es bello, las formas, los colores, las cosas. Todo lindo, todo me gusta, siempre. Le encanta la moda y la decoración y se acaba de mudar a una casachaucha que me tiene verde de envidia. La envidio por eso y porque pesa 48 kilos.
Con ella podemos charlar de todo, desde escuelas de la filosofía presocrática, hasta lo divino que le quedan los sombreros a Máxima Zorreguieta. Es fantástico, porque cuando, los domingos,  después del asado, los maridos hermanos (un historiador y un sociólogo) se ponen a hacer revisionismo de la historia argentina del siglo XX  a las luz de las teorías de Foucault, nosotras nos vamos a leer revistas de moda.
Es muy responsable con su trabajo, se nota que en cada nuevo proyecto que emprende profesionalmente pone toda su ciencia, todo su tiempo y todo su amor. Es generosa con el conocimiento, comparte con los demás lo que sabe y, si no lo sabe, lo averigua para vos, es una averiguadora compulsiva.
Y lo más lindo es cuando te quiere, porque le gusta demostrar su amor haciendo cosas por el ser  amado. Si le pedís ayuda te la da, así de simple y mágico.  Y si no, también. Hace cosas como venir a tu casa de la otra punta del mundo para traerte el mantel  que necesitás para que no se arruine la mesa nueva. O conseguir justo la ropa que a vos se te ocurrió para el bautismo. O llevarse al niño para que los padres tengan un poco de soledad. O acompañar y cuidar al cuñado (mi marido) cuando lo operaron de la nariz. Ella está allí, siempre. Y no lo hace sólo conmigo (que es fácil porque soy divina), lo hace con sus tres hermanos, sus cientos de primos, sus miles de sobrinos, sus millones de amigos.
Hace dos meses que es madre de una beba hermosísima, que se parece a ella y que ya se nota que es feliz porque tiene una mamá que la cuida y la ama.
Esta es D. Y hoy está tristona, de esas tristezas porque sí. De esas tristezas que te dan dos mese después de parir  y de mudarse dos veces (si, si, se mudó una semana después de que nació la nena y se volvió a mudar  a los veinte días), cosas de la vida.
Este post es para decirle que está bien que esté triste, que tiene todo el derecho de estarlo, que se quede quietita con su nena, que acá estamos todos queriéndolas. Y que cuando tenga ganas de salir nos vamos a comprar zapatos.

lunes, 7 de noviembre de 2011

Con el ánimo por el piso

Alegría. Este fin de semana estuve en la posición que claramente ilustra la siguiente fotografía:


La madre rodeada de chanchospajaritos
Así estuvimos todo el tiempo. Mentira, nos levantamos algunas veces para ir al baño y cambiar el DVD. Y el domindo a la mañana acompañamos a F a su partido de básquet. Nada más, sin reuniones sociales ni salidas ni grandes bacanales como a las que estamos acostumbrados. Fue realmente muy bueno, energizante.
Una buena manera de juntar energía para enfrentar esta semana que es larguísima, dura hasta el viernes.
Besos a todos y que tengan un buen lunes.

viernes, 4 de noviembre de 2011

Viernes con atún

Esta semana fue larguísima, entre el lunes y hoy pasaron como quince días. Mucho trámite, muchas evaluaciones para corregir, mucha ropa para lavar y planchar. A esta altura del año, lo cotidiano se vuelve trágico, como debería decir la canción.
Por eso este fin de semana, en el que no tengo ningún compromiso social, ni juntada con familia o amigos, voy a tratar de descansar,  dejar que las cosas se acomoden solas, que todo ¿fluya? ¿así se usa este término? Lo veo escrito en tantos textos y en contextos tan disímiles, que siempre dudo sobre cómo usarlo. Lo que sea. Por lo pronto quiero compartirles una receta que hice el jueves y que mi familia pidió que sea repetida prontamente, y como no tengo ganas de pensar, seguro la hago mañana. Ahí vamos, tac, tac, tac:
Fideos con atún y verduritas
Ingredientes:
·         1 cucharada de aceite de oliva
·         2 cebollas medianas
·         2 zanahorias medianas
·         ½ pimiento verde
·         ½ pimiento rojo
·         1 tomate grande
·         2 latas de atún al natural
·         200 gr. de fideos cortos secos
·         Sal, pimienta, orégano
Preparación:
1. Rehogar en el aceite la cebolla y el pimiento cortados chiquitos y la zanahoria rallada. Los puristas de los créditos harían este paso con rocío vegetal, pero a mí se me acabó hace como quine días y todavía no voy a reponerlo.
2. Agregar el tomate pelado. Yo le dejo las semillas, porque le digo sí a todas las semillas. Condimentar (cuidado con la sal, porque después vamos a poner el atún que ya tiene sal). Dejar cocinar unos 15 minutos.
3. Agregar las dos latas de atún (sólo el atún, las latas no, cuac). Cocinar unos minutos, rectificar la sazón (siempre quise decirlo) y reservar (otra).
4. Hervir los fideos al dente. Yo los como al dente no porque me haga la más chef, si no porque si están  al dente cuesta para que digerirlos o algo así que me explicó la nutricionista. Las flacas afortunadas, le pueden poner queso
5. Acompañar con ensalada de lechuga

 

 
Análisis de la foto: la proporción de fideos y de ensalada debería ser exactamente al revés. Creo que descubrí el misterio de mi gordura.
Besos y buen fin de semana para todos

jueves, 3 de noviembre de 2011

Problemas con la autoridad

Yo sé que tengos algunos problemitas con la autoridad (que podrían resumirse básicamente en que la autoridad no soy yo). Pero, estos últimos años, las autoridades del gobierno escolar de mi provincia me tienen mal. Sus decisiones y directivas no son ni polémicas, ni autoritarias, ni poco democráticas o antipedagógicas, no. Son estúpidas. La autoridad en este caso ha perdido la razón, el sentido común.
Por ejemplo, durante las mesas de exámenes de julio, decidieron no suspender las clases, es decir, los alumnos debían ir a clases y a rendir exámenes al mismo tiempo, y los profesores también. Se armó un despelote, porque, aunque esta gente no lo entienda, no podíamos estar en dos lugares al mismo tiempo. Y, lo más absurdo, no teníamos lugar donde tomar los exámenes porque las aulas estaban ocupadas con los alumnos que habían venido a clases pero tenían hora libre porque los profesores estaban tratando de tomar exámenes. Si, si, parece un chiste, pero no, ese es mi gobierno escolar
Ayer me informaron del cronograma del trimestrales, es decir, de las evaluaciones finales con las que cerramos el año. Tengo fecha desde el martes 15 hasta el viernes 18 de noviembre y debo cerrar los promedios y entregar las notas el 1 de diciembre. Fantástico. Ah, no, pará, ¿las clases no terminan el 14 de diciembre? Sí. ¿Y qué hago con los chicos esas dos semana? Y ahí empieza nuevamente mi problema con la autoridad, ¿para qué extienden las clases tanto tiempo si no puedo dar clases?¿por qué? Dios mío, ¿por qué? Por las dudas, ayer mismo me armé un cronograma de películas y reservé la sala de video, estaremos dos semanas mirando películas, porque en otra actividad que implique algún esfuerzo mayor, leer por ejemplo, los chicos no se  prenden, y no es justo para ellos que, hayan aprobado o no, tengan que hacer trabajo extra. A esta altura del año no dan más, están cansados y hartos de todo (como todos en las escuelas).
¿Qué me cuentan de mis jefecitos? Esta gente iluminada tiene en sus manos la educación de nuestros hijos. Escolofriante.

En otro orden de cosas, hoy sigo con el plan y voy a salir a caminar con el niño mayor cuando vuelva del trabajo.  Buen jueves para todas.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

El paraíso de los bloggers

¡Sí! Estoy tocando el cielo blogger con los manos. Hoy me tocó a mí estar en la serie Soy blogger de Marina diosa indiscutida, inspiradora permanente y sumo pontífice de la comunidad blogger.
¡Ay! ¡Qué emoción! Aparte, me tocó ser la número 15, ¿qué quiere decir eso? ¿que soy la niña bonita de los blogs? ¿ah?
Nuevamente, muchas gracias Marina, muchas gracias don blogger, muchas gracias a todos los que me leen y comentan. Gracias totales.
Me voy a ir a celebrar con una caminata llena de primavera y energía. Besos y abrazos. A la salida firmo autógrafos (fotos no, por una cuestión de contrato).

martes, 1 de noviembre de 2011

Primera vez

Si hay una primera vez importante en mi vida, es la primera vez que fui a la nutricionista. No sólo porque marcó el inicio de un una de las relaciones más constantes y duraderas de mi historia, la relación gorda-nutricionista, sino porque marcó el inicio de la bulimia.
A los once años, no recuerdo cuántos kilos llegué a pesar, pero sí recuerdo que estaba muy gorda, mi mamá me llevó a la Gladys. Ella era la nutricionista de mi pueblo y aún sigue atendiendo. En esa época, 1990, ella era la única nutricionista que había (afortunadamente ahora hay muchas más) y era una especie de gurú del sobrepeso. Todo el mundo me mandaba a la Gladys: "¡Por qué no vas a la Gladys? La tía Chona fue y ha bajado como 20 kilos", bla bla bla, esos comentarios los escuchaba mil veces por día.
Finalmente mi mamá me llevó. La mujer, que mide 1,80 m y pesa 45 y tiene un poco cara de caballo, me atendió como te atienden las nutricionistas. Me dio una dieta, que cumplía como una nena de once años puede llegar a cumplir una dieta, iba a los controles, me pesaba, bajé algunos kilos...
Hasta ahí, todo normal, lo corriente con una nutricionista. Lo particular está en que en uno de los controles, a los que entraba yo sola, mi mamá se quedaba esperando afuera, esta mujer me dijo lo siguiente: "Cuando he comido mucho y estoy muy llena, me meto los dedos y vomito. Pero eso lo hago yo, que soy grande y sé". ¿Qué hizo la nena a partir de entonces? Empezó a darse comilonas y a vomitar. Bulimia dijo el médico, a los quince cuando mi mamá se dio cuenta y empecé con un tratamiento que incluía médico, nutricionistas y psicólogo.
Jamás, ni cuando lo recordé, ni cuando se lo conté a mi mamá o en terapia, he podido reconstruir la conversación que teníamos con la Gladys cuando me dijo eso. En mi memoría queda la frase descolgada. Después de los quince, tuve algunos episodios esporádicos de comilonas y vómitos, pero después de que nació mi hijo mayor, se fue para siempre.
Tuve mucha ayuda de mi mamá, eso fue muy importante para que yo no me pusiera más loca. Y ahora solo lo recuerdo como una vicisitud más en mi relación con la comida, la gordura y las dietas. Pero, ¿qué mina peligrosa la Gladys? ¿No?