miércoles, 15 de agosto de 2012

Miedos ridículos

Cuando tenía, más o menos, 14 años mi mamá me regaló Historias de Cronopios y de Famas de Julio Cortázar, encontré un lugar en donde quedarme. Los textos de Cortázar, que son maravillosos, todos lo sabemos, son muy amables conmigo, me quieren, me hacen sentir bien. En esta colección de relatos hay uno en particular Instrucciones-ejemplos sobre la forma de tener miedo . En él, Cortázar hace una enumeración de distintas situaciones aterradoras. Recuerdo que fue leerlo y sentirme comprendida, yo también tenía, tengo aún, una lista de miedos ridículos, aquí van:

  • Odio llamar por teléfono a mi casa porque me asusta pensar que me puedo atender yo misma.
  • Lo mismo me pasa si veo venir un auto igual al mío, no miro adentro del auto, tal vez soy yo la que va manejando.
  • Me da mucho mucho mucho miedo quedarme atrapada en un cuadro.
  • Lo de la vaca se los conté ayer.
  • No me gusta mirar por la ventana de noche, me da la impresión que si corro la cortina alguien va a estar mirándome.
  • Esta es desde que soy madre, temo que mis hijos queden atrapados en otra dimensión. Uno no sabe dónde puede haber un portal dimensional y los niños se meten en cualquier lado.
  • Siempre siempre saludo a la persona que está sola en la parada de colectivos antes que yo. Siempre pienso que puede ser un ser sobre natural que está esperando un interno sobre natural que nos va a llevar a la muerte.
  • También saludo a los grandes perros que están solos, uno jamás sabe si son un animago o no.
  • Cada vez que rompo un huevo, espero ver al pollito.
  • Una vez vi en una película que una señora se despertaba, corría la cortina y veía que su casa había quedado atrapada entre paredes de un material impenetrable. Por eso tampoco miro por la ventana de noche.
Creo que esos son todos mis miedos ridículos. La verdad que más bien me divierto con estos sustos que me doy. ¿Ustedes tienen sueños ridículos? ¡Cuente!
Besos y buen miércoles.

15 comentarios:

  1. Una vez soñé que me estaba bañando con la puerta del baño abierta y me veía pasar, todavía me acuerdo y me da cosita.
    Comparto el miedo del huevo y el pollito, y creo que algun otro mas.

    ResponderEliminar
  2. jajajajjajaja entre vos y Abril van a hacer que me echen del trabajo. Qué personajes!!!
    Cuando era chiquita tenía terror de que me enterraran viva, pero es un miedo mucho menos divertido que los tuyos.
    El animago me mató. Voy a empezar a saludar a los perros grandes, "hola Sirius"
    Besooo

    ResponderEliminar
  3. Jajjjaj qué genia! Lo del teléfono ya lo habías comentado una vez y todavía no la puedo creer!!!

    Besotones!!!

    ResponderEliminar
  4. mas que miedos ridiculos son miedos chistosos!!!! jajaja!
    yo tengo un miedo mas real y escatologico: cuando voy al baño y me siento en el retrete, siempre siempre siempre me paro y miro un par de veces si no hay "algo"(ej: araña, cucaracha, serpiente piton, cabeza humana,etc) que se vaya a meter en mi trasero.
    BUEN MIERCOLES!!!!

    ResponderEliminar
  5. Siempre que levanto la tapa del inodoro, tengo miedo de encontrar una araña. Una vez mi marido fue al baño después de mi y me dijo que había una araña pero yo no la había visto!!

    ResponderEliminar
  6. Uy, yo pensaba que eras normalita!

    ResponderEliminar
  7. Mucho género fantástico, Fer!!!!!jajaj!Besotessssss

    ResponderEliminar
  8. Cada vez que vengo acá me siento que soy más y más aburrida!

    Lo de las arañas sí lo comparto totalmente con las dos comentadoras de arriba.
    Ves? un embole!

    ResponderEliminar
  9. Son tan ocurrente Fer!!! Que divina!! tus miedos rarisimos, al mismo tiempo comicos..
    beso

    ResponderEliminar
  10. no podes!!!!!!! no podes!!!! yo cuando veo un auto igual, lo saludo re contenta...ahi vamos nosotros!!!!!!! jajaja cada loco con su tema!

    ResponderEliminar
  11. sisisisi,post del terror...te leí ayer y me fuí a acostar pensando en tus mieditos!!!Y pensé...yo no tengo parecidos a los tuyos,pero tengo uno,tipo pesadilla,recurrente que se me aparece cuando tengo fiebre, es un gordito tipo Bottero,que me habla y no lo escucho...lo curioso es que mi hermano y ahora mi hijo,ven al mismo!...miedos genéticos...?...mmmmm mirá lo que te estoy contando!
    beso!

    ResponderEliminar
  12. Yo tengo miedo de que Geno sea poseído por algún espíritu del mal y de repente se aparezca en mi cuarto de noche vociferando amenazas en arameo.

    Lo mío es mucho más normal que lo tuyo, ves?

    ResponderEliminar
  13. Jajaja!, qué graciosos tus miedos... Historias de cronopios y famas es uno de mis libros favoritos, qué genio Cortázar...
    Me hizo reír un montón este post, un saludo

    ResponderEliminar