jueves, 22 de diciembre de 2011

Mi papá

Hoy tengo la necesidad de hablar de mi papá. Será le época del año, supongo. Y será que hace cuatro años casi que no lo veo.
Mis padres se separaron hace veintisiete años, cuando yo tenía seis y mis hermanos tenías dos y un años. Re triste. Igualmente, creo que fue lo mejor para nosotros porque crecer con un padre alcohólico no debe ser bueno para nadie. 
Mi papá llegó de Rosario a Mendoza cuando tenía veinte años, el año siguiente se casó con mi mamá que tenía dieciocho y dos años después nací yo. Luego nacieron mis hermanos. Y despué se fue. O lo echó mi mamá, ese episodio tiene dos versiones. A partir de entonces y durante toda mi infancia las visitas de mi papá fueron bastante regulares, nos venía a buscar casi todas las semanas. Un par de años depués él se volvió a casar con la mujer con la que vive hasta ahora y con los tres hijos de ella. Nosotros íbamos a su casa y jugábamos los seis niños. Esa etapa, al principio, la recuerdo a través de esos niños, pero no recuerdo a mi papá, es como si él no hubiera estado realmente. En ese recuerdo es como si en esos momentos mis hermanos y yo hubiésemos estado desprotegidos. Ese recuerdo me da mucho frío.
Cuando fui un poco más grande, ya podía elegir entre ir a verlo o quedarme en mi casa. Muchas veces elegí no ir a verlo y muchas otras, la culpa, me obligaba a ir. Mi papá es el rey de la manipulación culpógena: yo debo amarlo porque le debo la vida. Es bastante difícil mantener una relación con alguien que te cobra haberte dado la vida cada vez que lo ves.
A mí eso me hizo muy mal. Peleas con él, con mi mamá, conmigo misma. Toda la adolescencia. Mis hermanos la llevaron un poco mejor, el más grande hace veinte años que decidió no verlo más y al más chico le chupa un huevo. Yo tuve que hacer terapia para que me chupara un huevo, pero no resulta mucho.
Ahora hace cuatro años que no nos vemos. No fue a mi casamiento, no conoce a su nieta, no sabe dónde vivo. Él vive a unos veinte quilómetros de mi casa, quince minutos en auto. No tenemos contacto, excepto que él cada tanto me manda un mail de esos que son cadenas sobre la lucha contra el cáncer o un powerpoint con consejos para ser feliz.
Cuando era más chica y discutía con él reclamándole amor, él me decía que yo no podía comprenderlo, que no podía comprender su dolor de padre. Que cuando fuera madre iba a poder.
Y sabés que mipapá, ahora soy grande y soy madre y te entiendo menos. No entiendo cómo un padre puede no estar. Como un padre puede vivir sin saber de sus hijos, sin saber cómo están, qué comieron, cómo sienten, dónde viven. No te entiendo mipapá. Hasta hace un tiempo, me ponía muy trite ser una hija sin padre. 
Ahora me das tristeza vos, que sos un padre sin hijos.

22 comentarios:

  1. Fer! Te mando beso y abrazote sana sana! Nena, como mueven estas fechas eh???!!!!!!! Descarguemos todo asi empezamos un año más livianas!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Que duro Fer.
    Sabes que yo siempre digo que una Madre no es la que te pario..madre es la que desde el día que te tuvo hasta hoy..dio la vida por vos,te acobijo,te dio amor y nunca te dejo sola en ningún momento,eso es una madre.Un Padre en este caso,es el que no deja que te pase nada,el que te alimenta no solo de comida,sino de amor y de palabras.Debe ser duro no tener a tu papá.Pero mas duro Fer es mendigar amor,eso jamas,a nadie.Si no te quiere no te quiere y punto.Yo me pongo un poquitito en tu lugar,y es obvio que va a doler.es obvio que vas a sentir algo en el corazón que molesta,quizas tenes que hacer como tus hermanos,les chupa un huevo..ni les interesa estar con alguien que jamas les dio amor..o se puso en el rol de padre.Ahora vos tenes tu familia y en eso te tenes que concentrar,en la gente que te quiere y que te apoya en todo momento,lo demás...hay que descartarlo..aunque suene medio choto.Pero no vale la pena.
    Besotes Fer
    Ayez

    ResponderEliminar
  3. Que bueno que pudiste hablar de tu papá, que te lo permitiste, me encantó la frase del final "sos un padre sin hijos".
    Te mando un abrazo fuerte y todo mi cariño para esta próxima navidad, que la pases junto a tu hermosa familia y a disfrutar del amor que ellos te brindan día a día, es lo que vale.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. mire doña, yo tengo un tag que se llama lo enigmatico masculino y hay padres peores que el suyo,inclusive que encuentran el mismo amor como una flecha dirigido a un objeto que no està. El se la perdio. Y con un padre asi,mejor que falte que que esté, porque si estuviera hubiera hecho mas daño. Para que se consuele.
    http://nosoyloquedeberia.blogspot.com/2010/09/lo-masculino-enigmatico-vera-fogwill.html

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo con las chicas. No le debes nada. Hacer un hijo es fácil y placentero, pero eso no es ser padre. ¿Y dices que tu terapia no resulto? yo creo que vas por muy buen camino. Tienes todas las razones. Tenlas muy presente cuando te entre la pena de que las cosas no hubieran sido de otra forma. La realidad es la que es y ese no es un padre. Es preferible el cabreo (la bronca) a la culpa o la pena, y con el tiempo, el recuerdo se mitigará, seguro.
    Un beso, Fer, y mucho ánimo.
    Chari

    ResponderEliminar
  6. Fuerte, muy fuerte. Entiendo que no lo entiendas. Hay demasiadas preguntas sin respuestas ahí.

    Besos, Fer, fuerza. Que pases bien las fiestas con quien valga la pena :)

    ResponderEliminar
  7. Estas fechas son así, remueven siempre nuestro pasado, pero por algo es pasado, ¿no? No te imaginás cómo te comprendo... vos hoy hacés la diferencia, a cada paso, con cada palabra y en cada acto, y eso es lo que importa, lo que sos hoy, como persona, como mamá, como mujer...
    Besos linda

    ResponderEliminar
  8. que bueno hablar, decir, escribir.
    lo que queda adentro se equista, lo que sale, sana... ahora, o mas adelante pero soy de las que piensan que se sana.

    beso enorme preciosa!

    ResponderEliminar
  9. que gran hija se perdio tu padre, ojala nunca se de cuenta porque su dolor ha de ser inmenso... te entiendo con todo mi corazon y comparto de punta a punta este bloog... los padres no se eligen... lastima.

    ResponderEliminar
  10. Te mando un beso grande y un abrazo fuerte!
    Esta epoca del año trae estas cosas, revuelve mas bien.

    ResponderEliminar
  11. Qué te puedo decir? la gente que vale la pena es la que está con vos y se eligen todos los días, lo demás, a dejarlo ir. Beso!

    ResponderEliminar
  12. Te mando un abrazo Fer, espero que encuentres la forma de resolver este dolor...y que disfrutes mucho de los amores que te rodean!

    ResponderEliminar
  13. Un abrazo grande!♥
    falta poco para Navidad!!♥
    que tengas días muy felices!!♥

    …………(¯`O´¯)
    …………*./ | \ .*
    …………..*♫*.
    ………, • '*♥* ' • ,
    ……. '*• ♫♫♫•*'
    ….. ' *, • '♫ ' • ,* '
    ….' * • ♫*♥*♫• * '
    … * , • - Feliz -' • , * '
    .* ' •♫♫*♥*♫♫ • ' * '
    …' ' • -Navidad -. • ' ' '
    ' ' • ♫♫♫*♥*♫♫♫• * ' '
    …………..x♥x
    …………….♥

    MERRY CHRISTMAS!
    BUON NATALE!
    JOYEUX NOËL !
    CHRISTMAS ALEGRE!
    圣诞快乐!
    FROHE WEIHNACHTEN!
    FELICES NAVIDADE!!

    Carolina Artesanías

    ResponderEliminar
  14. Me mataste con las dos últimas dos frases. Un abrazo inmenso y que haya paz en tu corazón. Besos, Fer!

    ResponderEliminar
  15. Uy Fer, qué puedo decirte???! Qué me encuentro en esa soledad y culpa que sentiste de a momentos, que evidentemente la tristeza no sanó y se transformó en otra cosa, un poco más saludable.. pero triste también. Ojalá pronto se de cuenta de que tenemos una sola vida, y la está desperdiciando. Vos te merecés un papá, pero no el dueño de una de las 2 células que te dieron vida, sino un PAPÁ. Y tus hijos se merecen un abuelo. Quizás un día esa tristeza y rencor s ete vuelvan perdón, y seas vos la que pueda atravesar esos 15 minutos en auto para verlo. Quizá. Pero no es tu obligación. Ay Fer. Bueno, un beso enorme Un abrazote. Un cariño infinito. c.

    ResponderEliminar
  16. Entré por casualidad y me encontré con un post que me pega mucho...
    Tus últimas palabras son las más ciertas y las más dolorosas.
    Besotes

    Yess

    ResponderEliminar
  17. Yo no soy fan de la terapia tradicional, pero vos no la necesitabas tampoco. Me parece que en tu corazón ya lo tenés resuelto, aunque duela.
    Te mando un abrazo, Fer!

    ResponderEliminar
  18. Te mandé un mail. Ojalá lo leas. Beso

    ResponderEliminar
  19. Fer....no mucho para decir solo que ojala puedas solucionarlo en tu corazón.Lo importante es no repetir la historia y por suerte esa hermosa nena que tenes sabe que su mama SIEMPRE va a estar con ella.Mil besos miles..

    ResponderEliminar
  20. Fer...estas fiestas son dificiles a veces...como en tu caso, un padre totalmente ausente...o por ej, mi papi, que ya no esta conmigo...y lo extraño por haber sido todo un "padre"...
    De todas maneras lo mas fantastico...es que estamos rodeadas de unas bellas personas que ocupan esos espacios vacios de nuestro sentir...PASALA BOMBA!!! disfrutando los logros conseguidos!!! te mando un enorme beso con abrazo apretado....
    Feliz nochebuena!!!!
    nina (como me nombraba solamente mi padre)

    ResponderEliminar
  21. Me desayuno con esto recién.
    Querés que te diga algo? Yo creo que en el fondo, la terapia sí ayudo. Hablaste de esto, acá, en internet, en un espacio donde te leen montones de personas Fer.
    Eso sana.
    Beso enorme

    ResponderEliminar
  22. me mató la última frase. qué remate. sintetizaste todo. y tenés toda la razón. justo hoy en la cena hablamos de eso con mis concubinas, del dolor de ser un hijo sin un padre, de las preguntas que te podés hacer como niño, de la culpa que podés sentir por ese rechazo, y de lo que te trae la vida adulta: el no entender que un padre pueda no disfrutar de tener un hijo, o mismo hablábamos, de maltratarlo o de privarle ver a su otro progenitor, que también pasa mucho. Es un tema fuerte, pero a mí me parece que vas bien. Quién sabe qué cosas le pasan, seguramente no sean fáciles de cargar para él, aún estando en la ignorancia más grande como si no importara nada, ser ignorante es triste, muy triste. Ignorar la posibilidad de ser feliz en un vínculo construido con un hijo. Es muy triste, y vos por suerte aprendiste a ser de otra manera. Una vez me dijeron eso, que lo importante era quebrar con las cosas horribles de nuestros padres, que ese era un gran logro en la vida: poder romper con vicios, romper con la generación anterior, ser mejores.

    ResponderEliminar